¿Qué es el oxicorte y qué utilidades tiene?

2019-01-23T11:34:58+00:00 23 enero, 2019|Sin categorizar|

El corte con oxicorte es un proceso auxiliar de la soldadura, a través del cual solucionamos el corte de piezas metálicas a través de la combustión local y una presencia continua de un chorro de oxígeno.

El acero en la atmósfera, a temperatura ambiente y en condiciones normales, experimenta un proceso de oxidación, no combustible y lento, debido a que la proporción de oxígeno que hay en la atmósfera ronda aproximadamente en un 20%. Pero si esta oxidación se lleva a cabo a una temperatura que llegue a alcanzar la combustión del acero (870º aprox.) y bajo una atmósfera de oxígeno (superior al 88%), dicha oxidación se hace combustible.

Por lo tanto, para que podamos aplicar corte con oxicorte del metal, debemos calentar (oxidar) bajo una atmósfera adecuada (una proyección de oxígeno puro), consiguiendo de esta forma un quemado “violento” que dé lugar al oxicorte.

El corte por oxicorte tiene muy buena aplicación en aceros de aleación baja y en aceros de carbono.

Condiciones necesarias para el corte por oxicorte

A continuación, enumeramos las condiciones necesarias para que podamos llevar a cabo el proceso de oxicorte:

  1. Debemos inflamar el metal en presencia del oxígeno
  2. La temperatura de la fusión tiene que ser superior a la temperatura de inflamación del metal.
  3. El óxido producido tiene que tener un punto de fusión inferior al del metal.
  4. Finalmente, debemos desalojar el óxido mediante el chorro de oxígeno.

De estas condiciones para que tenga lugar el proceso de oxicorte, podemos deducir que dicho proceso no es una fusión, sino una combustión. Por ello, el contenido de aditivos y otros elementos al acero son verdaderamente importante para el proceso de oxicorte, ya que se modifica de forma sustancial la capacidad de combustión del acero.

Por este motivo, no podemos aplicar el corte por oxicorte a todos los metales. Por un lado, los aceros inoxidables o fundiciones únicamente se pueden cortar con oxicorte si utilizamos varillas de aportación que generen la combustión. Por otro lado, los aceros de baja aleación o aceros de carbono son idóneos para aplicar el corte por oxicorte.

El aluminio no se puede procesar a través del oxicorte debido a que el óxido producido tiene una temperatura de fusión de 1000º C, superior a la fusión del aluminio (660ºC).

El proceso del corte por oxicorte

A continuación, pasamos a describir en qué consiste este proceso de corte:

El proceso mediante oxicorte arranca con el precalentamiento a través de un soplete que utilizando el gas combustible y una parte de oxígeno genera una llama compuesta por un anillo perimetral en la boquilla del corte.

Acercamos la llama de precalentamiento a la pieza, calentando ésta hasta alcanzar la temperatura de combustión (a unos 870º). Sabemos que la pieza alcanza esta temperatura debido a que el acero va adquiriendo una tonalidad anaranjada y brillante.

Una vez que alcanzamos la temperatura de ignición en la pieza, actuamos sobre el soplete con el objetivo de permitir la salida por el orificio central de la boquilla del chorro de oxígeno puro, consiguiendo enriquecer en oxígeno la atmósfera que rodea la pieza precalentada y, mediante la llama de precalentamiento dar lugar a la combustión.

Como en cualquier combustión, la oxidación del acero consiste en una reacción altamente exotérmica y precisamente es toda esa energía desprendida la que tiene el papel de actuar como un agente iniciador en las áreas colindantes, llevándolas a la temperatura de ignición y dando continuidad al proceso de corte.

Posteriormente, el óxido resultante de la combustión fluye a través de la ranura del corte mientras, de forma simultánea, la temperatura de las paredes se incrementa, ayudando así a mantener el proceso.

Será cuando la acción física del chorro de oxígeno contribuya a evacuar la parte del acero de la pieza y el óxido fundido originando la ranura de corte.

Lo que hace posible el oxicorte reside en que los óxidos de la propiedad del acero fundan a una temperatura inferior a la del metal base. Esta es una propiedad intrínseca del acero, ya que la gran mayoría de los metales se funden a unas temperaturas inferiores que sus óxidos, por lo que no pueden ser tratados mediante este proceso.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te interesa nuestro servicio experto en oxicorte.